Resumen trabajo de tesis

LA ESTRUCTURA DE LA COMUNICACIÓN EN LA ADMINISTRACION PÚBLICA

En la actualidad la mayoría de las naciones están dirigidas por autoridades electas de manera democrática, lo que hace posible que la información sea un derecho ciudadano que, a través del ejercicio de la libertad de expresión, sea exigible, así como que los organismos públicos muestran su gestión a través de la información.

Cada individuo participa de su entorno con su propia visión de mundo y con sus sensibilidades y experiencias. Esto lo comparte con el grupo al cual pertenece de donde surgen las aspiraciones comunes de los habitantes de una ciudad.

De seguro los habitantes de un territorio aspirarán a cosas muy diferentes a los que vivan al otro lado del mundo y aunque habrá aspectos que les sean similares, es muy probable que la manera de comprenderlos y aprehender el mundo los haga diferentes en sus necesidades.

Quienes trabajan en instituciones públicas y están a cargo de la comunicación en dichas entidades, deben buscar mecanismos que les permitan relacionarse y conocer las necesidades de la gente en el escenario actual. Estas herramientas posibilitarán la sensibilidad y “tacto” ciudadano, para que los funcionarios públicos busquen aquello común a la mayoría, que permita interpretarlos y ofrecer soluciones.

La “comunicación institucional” ha alcanzado en la Administración Pública un grado de importancia impensado e inexistente hasta hace un par de décadas.

Mucho se discute sobre la subjetividad de los funcionarios que trabajan en esta área y sobre su vinculación con la actividad política, que en muchos casos hace que las tareas que se realizan sean más que un aporte para la comunidad o localidad, una constante labor por tratar de mantener la visibilidad pública de quien encabeza la institución.

La crisis y el cuestionamiento a las instituciones y la creciente visión ciudadana de que los organismos públicos son meramente cupos o cuotas de poder de los partidos políticos dan importancia a qué y cómo se comunica.

¿Cuál es la importancia de la comunicación institucional y de la difusión que se hace de una gestión?, ¿Es necesario un equipo de comunicaciones en un organismo público?, ¿Quiénes lo forman?, ¿Cuántas personas trabajan en estas dependencias y bajo qué estructura orgánica lo hacen? Estas y otras preguntas abocadas al conocimiento de casos puntuales serán abordadas en este estudio.

Más allá de generar opinión pública o de informar, lo que muchas veces se hace en los gabinetes de comunicación corporativa, es ocultar los defectos y errores de la cabeza administrativa, agigantando sus virtudes, con lo cual se daña la identidad de la ciudad y con ello a los ciudadanos que buscan sentirse parte de su entorno.

El paso a la identidad colectiva es justamente lo que termina definiendo y diferenciando a un territorio de otro y por ello resulta importante estudiar cómo a través del ejercicio de la comunicación en los organismos públicos y representativos de los ciudadanos se realiza esta tarea.

Nos responderemos preguntas tales cómo si la comunicación institucional posibilita la relación de las instancias productivas y favorece el fortalecimiento económico, así como también si la identidad local está influenciada por la actividad comunicativa.

Estudiaremos a nivel comparativo casos de instituciones que con igual cantidad de años mantienen equipos de comunicaciones en diferentes lugares para mirar y explorar las similitudes y diferencias que hay tanto en su formación, en su impacto, en la manera de hacer y también en el grado de importancia y trabajo técnico-político que estos realizan.

Averiguaremos, en este caso partiendo desde una revisión histórica/epistemológica, así como desde otros campos como la sociología y la teoría de las comunicaciones y la politología, con la idea de señalar directrices ideales que propongan contenidos o tareas obligatorias para las administraciones públicas.

Miraremos casos en que los planes estratégicos de las ciudades han incorporado la comunicación como un elemento importante y el proceso a través del cual se ha logrado éxito en el posicionamiento de un territorio y como identidades parciales han logrado situarse, a través de un proceso de suma, llegando incluso a generar -desde lo institucional- una identidad colectiva.

Conocer la importancia del capital simbólico de un lugar a la hora de comunicar desde los organismos y de esa forma captar ese capital inherente a la ciudad que se obtiene de la energía social basada en aquellas relaciones vinculadas a las emociones y evocaciones.

Lograr una estructura solida para el trabajo de las oficinas de comunicaciones institucionales que haga de esta labor un factor de cohesión e integración que ayude al lograr objetivos mediante la circulación de la información, que refuerce valores, sentidos y prácticas, construyendo normas y símbolos que den identidad al equipo de la institución, lo cual redunde en una relación más integral y armónica con la ciudadanía.

Finalmente es importante analizar la importancia de la incorporación de las tics a la función de la comunicación en las instituciones públicas y a los territorios por cuanto no sólo han acortado las distancias entre la estructura administrativa y el ciudadano, sino que también los soportes y contactos de trabajo, facilitando la circulación y vinculación entre quienes gobiernan y quienes son gobernados.